¡Bienvenid@s!

Esperamos que disfrutéis de las series tanto como lo hacemos en este blog.

¡Gracias por visitarnos!

Contacta

pastelitoschicotropicos@gmail.com

Enlázanos

Enlázanos

Ahora mismo nos visitan...

Follow the leaders!

Aviso

Los enlaces publicados en Pastelitos Chicotrópicos fueron encontrados en la Web. Nos limitamos a compartir la información, no la proveemos.
miércoles, 22 de septiembre de 2010

Mad Men - 4x09 "The Beautiful Girls"

Otro capítulo más para enmarcar. Da igual que la trama se centre en uno o dos personajes, como en The Suitcase, o que, como en esta ocasión, casi la totalidad del reparto se reparta -valga la redundancia- el trabajo, porque de una manera o de otra el resultado es el mismo: un episodio excelente.




Como decía en la entradilla, en este capítulo casi todo el reparto participa de una manera u otra en la trama, aunque se puede decir que hay tres líneas principales. Dejaré a Don para el final, y empezamos con Joan. Ya vimos en el capítulo anterior que la marcha de Greg para recibir la instrucción básica antes de irse a Vietnam ha provocado que Joan no esté en su mejor momento. Roger lo sabe y su forma de disculparse por las impertinencias -Caroline dixit- que Joan tiene que soportar es regalándole un masaje. Conseguido este primer acercamiento, Roger invita a Joan a salir a cenar para que se despeje y es entonces cuando, después de la cena, los dos son atracados mientras pasean. Los nervios, el miedo, el donde hubo fuego siempre quedan cenizas, provocan un todavía mayor acercamiento entre Roger y Joan... Al día siguiente, Joan confiesa que no se lamenta por lo que ha pasado entre ellos, pero que ambos están casados, a lo que Roger contesta que aún siente algo. Veremos cómo sigue esto, no hay que olvidar que Greg se va a marchar a la guerra y que Jane (la mujer de Roger) es tonta perdida... Me explico, ¿no?


Peggy, Joyce mediante, se reencuenta con Abe, que resulta ser un idealista con ganas de cambiar el mundo. El conflicto entre ellos llega cuando Abe le comenta a Peggy que la empresa para la que están trabajando en SCDP, Fillmore Auto Parts, no contrata a negros en sus oficinas del sur. Peggy entonces contrapone la discriminación racial a la discriminación de las mujeres, que ella bien conoce, en el trabajo. Cuando Abe, jocosamente, le propone una marcha en favor de los derechos civiles de las mujeres, Peggy se marcha ofendida. Abe tratará de reparar su error, y se presenta en la oficina de SCDP para darle a Peggy un artículo que ha escrito sobre el tema, pero lo único que hace es empeorar más las cosas ya que Peggy le dice que si eso se publica, ella podría perder su trabajo. Aunque las formas de Abe no han convencido para nada a Peggy, sí lo ha hecho el fondo, y Peggy trata de sacar el tema de la discriminación racial de Fillmore Auto Parts en una reunión con Don y Ken, proponiendo a un cantante negro para el anuncio, pero no le lleva a nada.

Joyce va a ver a Peggy después de lo pasado con Abe, lamentando que no haya salido bien. Le pregunta a Peggy si está enfadada o "enferma de amor", a lo que Peggy responde que no lo sabe. Lo mismo Abe aún tiene opciones.

Por otro lado, Peggy es quien descubre la muerte de la señora Blankenship, la secretaria de Don. Esto se produce en medio de una reunion entre Don, Ken y Faye con los ejecutivos de Fillmore Auto Parts. Grandísimo el momento en el que los tres de SCDP están viendo a través de los cristales de la sala cómo Pete, Joan y Megan se llevan el cuerpo de la secretaria fallecida para que los clientes no se enteren.

En último lugar queda ver qué ha pasado con Don. En el anterior capítulo no quiso llegar a más con Faye, pero al comenzar este episodio los encontramos a ambos en la cama (se te veía venir Don). Mientras las cosas con Faye siguen su curso, los problemas familiares de Don también. Sally aparece en la oficina acompañada por una mujer que la ha encontrado en el tren sola. Aunque Don llama a Betty, ésta decide no hacerse cargo de su hija hasta el día siguiente, así que Don pide a Faye que se ocupe de Sally (para colmo, la hija de Don llega justo cuando la señora Blankenship fallece). 


Sally quiere quedarse con su padre aunque sabe que eso no es posible. Cuando llega el momento en el que Betty se presenta en la oficina para recogerla, Sally se niega a marcharse. Don entonces pide a Faye que hable con su hija, pero esto tampoco sirve para tranquilizar a la niña, que forcejea con su padre y sale corriendo hasta caerse casi a los pies de Megan, que se dirigía a buscarla porque Betty acaba de llegar. Ante la mirada de Don, Faye, Peggy y Joan, Sally se abraza a Megan, que trata de tranquilizarla, y todos ellos presencian también cómo Don acompaña a Sally hasta el vestíbulo en el que espera Betty. Increíble lo bien que se refleja el sufrimiento de Sally al tener que separarse de su padre en ese momento en el que abraza a Megan y todos la miran y comparten ese dolor. De verdad, buenísimo.


Faye se enfrenta a Don por haberle hecho hablar con Sally, y explica que se siente como si se le hubiera puesto a prueba y hubiese fallado. Sin embargo, Don le dice que lo que ha pasado con Sally no es culpa suya y las aguas vuelven a su cauce.

El final del capítulo es genial. Joan, Faye y Peggy, the beautiful girls, se marchan juntas de la oficina. Es muy difícil describir la secuencia y no me arriesgo a ello, pero baste decir que es perfecta. Si el capítulo fuera regulero -que no es el caso- esta escena lo habría salvado. Siendo el capítulo tan bueno, esta escena lo hace todavía mejor.

0 comentarios: