¡Bienvenid@s!

Esperamos que disfrutéis de las series tanto como lo hacemos en este blog.

¡Gracias por visitarnos!

Contacta

pastelitoschicotropicos@gmail.com

Enlázanos

Enlázanos

Ahora mismo nos visitan...

Follow the leaders!

Aviso

Los enlaces publicados en Pastelitos Chicotrópicos fueron encontrados en la Web. Nos limitamos a compartir la información, no la proveemos.
viernes, 10 de septiembre de 2010

Glee - Repaso 1x21 "Funk"

Las Regionales están a un paso, el embarazo de Quinn está llegando a su fin y aparecen más problemas para los chicos de Glee…



Vocal Adrenaline con Jessie a la cabeza aparecen en el auditorio del McKinley para demostrar su superioridad y meter miedo a New Directions. Además de la traición de Jessie, que afecta sobre todo a Rachel, los chicos empiezan a tener miedo por lo que sus rivales pueden hacer en las Regionales. Para colmo, Sue aparece para recordarles que si pierden las Regionales, el Glee Club desaparecerá y ella se quedará con su lugar de ensayo como anexo de su sala de trofeos.

En el plano personal, Will y Terri firman los papeles de su divorcio y esta situación le da la idea de contraatacar a Vocal Adrenaline. Ante la tormenta de ideas que no llegan a ninguna parte, Puck y Finn deciden tomar las riendas de la revancha y pinchan las ruedas de todos los coches de sus rivales. La reacción no se hace esperar y Shelby va al McKinley a pedir cuentas, así que Puck y Finn tienen que ponerse a trabajar para pagar los daños en la tienda en la que trabaja Terri, al ritmo de “Loser”. Finn, a sus 16 años, es como el Will del que Terri se enamoró… no sé si me seguís… El caso es que Terri acaba ayudando a Finn con su tarea para Glee.


Tras estos acontecimientos, Will recurre a Sandy, el antiguo encargado del coro, que le avisa de que Vocal Adrenaline tiene una debilidad: el funk. Nunca han presentado un número de funk, así que es la mejor forma de asustarles. Cuando Mercedes afirma que entonces lo tiene controlado, Quinn reclama una oportunidad que Will le concede. Por otro lado, Will habla con Rachel, que está deprimida por la abrupta ruptura con Jessie, y descubre una forma de vengarse de su némesis, es decir, Sue. Se cita con ella para seducirla… Sí, sí, Schue y Sue, pero es todo una estrategia de Will, no pasa nada. Eso sí, Sue cae, lo confiesa en su diario. Mientras la entrenadora está confesándose con su diario, Will vuelve a aparecer para invitarla a cenar.

Llega la hora de Quinn, que reivindica su lugar rodeada de un coro de embarazadas y quejándose de su situación, por la que se siente oprimida. Mercedes no se convence con la actuación de Quinn… Ésta se disculpa con Mercedes por utilizar el tema de las minorías para dar motivo a su interpretación, y se sincera con ella. Mercedes entiende por lo que Quinn está pasando, y la ex-animadora también empieza a comprender muchas cosas gracias a su embarazo en las que antes ni reparaba. Este es el comienzo de una bonita amistad que además empieza fuerte, porque Quinn se muda a casa de Mercedes, ya que con Puck no se siente bien.


La cena de Sue y Will. Sue, con su chándal y sus perlas (¡grande, Sue! ¡Grande!) recibe un plantón de Will. Enfadadísima, va hasta la casa de Will a pedir explicaciones y él se las da, le acaba de devolver todas las intromisiones de Sue en su vida personal y profesional. Esto tiene consecuencias para las animadoras porque Sue está deprimida y deja de asistir a los entrenamientos, lo que hace que sus chicas se descontrolen y actúen de forma extraña/triste por todo el instituto (Brittany por ejemplo va con la camiseta del revés). Will va a ver a Sue, que se encuentra en cama, rodeada por todos sus trofeos. Después de disculparse con ella y darle ánimos, Sylvester se recupera. ¡No iba a dejar escapar las Nacionales! El enorme trofeo termina en medio del salón de Will y Sue con él, dándole dos alternativas: o colocar el trofeo en la sala del coro y verlo día tras día o besarla…con lengua. Cuando Will va a tomar la segunda opción, Sue se aparta de él dedicándole unos bonitos halagos (guiño guiño), así que la que gana es la primera opción.


Rachel recibe una llamada de Jessie para que se reúna con él en el aparcamiento. Allí, él y el resto de sus compañeros de Vocal Adrenaline dejan a Rachel hecha unos zorros a base de huevos, además de humillada, a pesar de que ella iba a ver a Jessie esperando algo completamente distinto, lo que hace la situación aún más dolorosa. Will frena a los chicos, que pretenden vengarse de sus rivales a puñetazos, y cita a Jessie y a los suyos en el auditorio para darles un buen repaso, pero musical. El número de funk deja a los miembros de Vocal Adrenaline amedrentados… y a muy poco de las Regionales.

0 comentarios: