¡Bienvenid@s!

Esperamos que disfrutéis de las series tanto como lo hacemos en este blog.

¡Gracias por visitarnos!

Contacta

pastelitoschicotropicos@gmail.com

Enlázanos

Enlázanos

Ahora mismo nos visitan...

Follow the leaders!

Aviso

Los enlaces publicados en Pastelitos Chicotrópicos fueron encontrados en la Web. Nos limitamos a compartir la información, no la proveemos.
martes, 30 de marzo de 2010

The Pacific - Repaso Tercera Parte

En esta tercera parte, los Marines se toman un respiro en Australia después de haberlas pasado canutas en Guadalcanal...




Recibimiento de héroes para los Marines, que llegan dispuestos a pasarse una buena juerga y así es. Ligando, bebiendo... en fin, qué voy a conatr. Pero vamos a lo más importante.

Basilone será condecorado con la Medalla de Honor, aunque haber perdido a su compañero en Guadalcanal aún le tiene bastante tocado. Sin embargo, su actuación heróica no sólo le vale una medalla sino también la vuelta a casa con una misión más sencilla que la de estar en medio de la selva enfrentándose a japoneses: tendrá que encargarse de vender bonos de guerra. Es necesario para el mantenimiento de los soldados y además su historia de héroe, aunque él no se sienta así, vende.


Basilone no encontrará novia en Melbourne pero sí lo harán otros. Para algunos, el descanso en Australia será eso, un descanso, una relajación... creo que me explico. Otros se echarán una novia formal, como Sid...

¡Monísimos estos dos, ains!

...Y otros, como Leckie, ligarán pero no acabará demasiado bien. Recuerdo que Leckie se marchó de su casa con una pseudonovia, su vecina Vera, aunque es verdad que lo máximo a lo que llegaron fue a decirse "A lo mejor te escribo" y "Vale". Así que Bob conocerá a una chica, Stella, pero no sólo eso. También conocerá a sus padres, que le invitarán a cenar y a quedarse a dormir en su casa, con las consecuencias que eso tiene por la noche (en otras palabras: entre Bob y Stella hay tema). Bob se la gana a ella y a la familia política, y visitará con ellos a unos vecinos cuyo hijo muere en combate. Todo va sobre ruedas hasta que Bob tiene que marcharse tres días a unas "maniobras", consistentes en llevarse a todos los Marines al fin del mundo y hacerles volver a Melbourne a pie. Muy divertido, sobre todo para las ampollas de los pies... En resumidas cuentas, cuando Leckie vuelve y va a ver a Stella, ésta le dice que prefiere no volver a saber de él. No es que sea una mala pécora, es que tiene miedo de perderle (que lo maten, vaya) y si no tiene nada con él, ese sufrimiento que se ahorra.


El disgusto va a traerle consecuencias a Bob. Se marcha a ahogar las penas y cuando vuelve por la noche al estadio que se ha habilitado para que descansen los Marines, tiene un encontronazo con un teniente. Bob y uno de sus compañeros pasarán el resto de la noche enchironados y por la mañana a ambos les comunican una mala noticia: han sido reasignados a la sección de inteligencia. El "castigo" va en realidad dirigido a Bob, como bien hace notar el superior que se lo comunica.


Otra vez toca hacer las maletas, dejar Australia y volver a la realidad: la guerra...

0 comentarios: