¡Bienvenid@s!

Esperamos que disfrutéis de las series tanto como lo hacemos en este blog.

¡Gracias por visitarnos!

Contacta

pastelitoschicotropicos@gmail.com

Enlázanos

Enlázanos

Ahora mismo nos visitan...

Follow the leaders!

Aviso

Los enlaces publicados en Pastelitos Chicotrópicos fueron encontrados en la Web. Nos limitamos a compartir la información, no la proveemos.
martes, 9 de febrero de 2010

HIMYM - Repaso al 5x15 "Rabbit or Duck"

Barney en la Super Bowl, la recuperación de Ranjit (¡ese gran chófer!), la búsqueda de la esposa perfecta para Ted y el pato de Robin...





Barney y las mujeres. ¿Qué mejor manera de conseguir citas que yéndose a la Super Bowl con una pancarta y tu número de teléfono debajo? Ahí va Barney y vuelve con el teléfono ardiendo de llamadas. Lo mejor: que siempre hay una tia buena al otro lado (¡no le llama ni un cayo, oye! ¡qué suerte!). 


Claro que esto que empieza siendo una bendición, acaba convirtiéndose en todo lo contrario porque es tal la insistencia que no puede estar con una chica sin que le llame otra, y claro, la que llama es siempre mejor. La verdad es que es para estresarse y mucho, y eso es lo que le pasa a Barney. Decide deshacerse del teléfono, pero da igual, el teléfono -o su insistente soniquete- le persiguen, así que al final decide entregárselo a Lily y Marshall para que ellos se deshagan del móvil... No sin lágrimas.


Ranjit aparece (¡yuhu!) como chófer de Barney para que llegue más rápido a sus citas con las chicas del otro lado del teléfono. Ir en metro no es una opción: se tarda más y hay gérmenes. ¡Barney piensa en todo!

Ted. Se le presenta un San Valentín que consiste en limpiar la casa con Robin (aunque ella tendrá planes mejores... próximamente). Así que les pide a Lily y Marshall que le apañen una cita doble para dar de una vez por todas con su mujer. A sus amigos se les olvida pero afortunadamente tendrán el móvil de Barney para remediarlo.

El problema es que cuando lo remedian, Lily esconde el móvil en el piano de la casa de Ted, éste lo encuentra y decide hacer el Barney... Así que su cita apañada por Marshall y Lily no sale del todo bien porque tenía una cita posterior con otra Barney' girl. El móvil, tras una intensa pelea, acabará en el fondo de una jarra del MacLarens por cortesía de Lily (Oops!).

Robin. Su compañero Don... Bueno, recordemos a Don:


Bien, su compañero Don le propone que vaya a su casa para una fiesta de San Valentín con más amigos. Marshall y los demás (pero especialmente Marshall) aseguran que acabará habiendo lío entre Robin y su co-presentador, afirmación que ya habían hecho capítulos antes. Robin se niega, afirma que odia a Don, pero ya se sabe... del amor al odio hay un paso. Y eso es lo que le quieren demostrar a Robin sus amigos con el dibujo del pato y el conejo (podéis verlo más arriba, justo antes del salto). Según cómo se mire el dibujo, puede observarse un pato o un conejo. Lo que la panda trata de decir es que ahora Robin ve a Don como un conejo porque lo odia, pero acabará viéndolo tan adorable como un pato. Sobre esto también hay discusión porque Marshall opina que el animal adorable es el conejo, pero al final no le queda otra que acceder y rendirse ante el pato. La conclusión a la que al final llega Ted es la siguiente: Don... Dondald... Dondald Duck (Pato Donald). ¿Y quién no lleva nunca pantalones? El pato Donald y Don. El destino ha hablado.


Tras esto, Robin va a la fiesta de Don. No le quedaba otra porque se lo había pedido en directo y se sintió obligada, pero Ted va con ella... Y lo que se encuentran al abrir la puerta es a Don haciendo el hombre desnudo (¡entre Ranjit y esto, el capítulo suma muchos puntos!). Inevitablemente, Robin no puede hacer otra cosa que ver a Don como un conejo...


Una escena bonita entre Robin y Ted que me ha hecho recordar tiempos pasados: los dos sentados en el sofá, con su fiasco de San Valentín, hablando de estar solteros... Hacían una bonita pareja, sí, pero todavía no hay que olvidarse de Don, porque además, sabemos que será importante en la vida de Robin, Como dije antes, ya nos han avisado de ello en anteriores capítulos...

Después del evidente ridículo, Don se disculpa con Robin en el plató. Le dice que es una buena presentadora y que en adelante él se encargará de dar las noticias absurdas. Robin se muestra incrédula, pero entonces Don se levanta con el fin de traerle un café y ¡oh, lleva pantalones! No queda otro remedio que rendirse a la evidencia: Don es un pato.


1 comentarios:

Toni_from_Tallahassee dijo...

Efectivamente, Robin y Ted como solteros encajan que da gusto.