¡Bienvenid@s!

Esperamos que disfrutéis de las series tanto como lo hacemos en este blog.

¡Gracias por visitarnos!

Contacta

pastelitoschicotropicos@gmail.com

Enlázanos

Enlázanos

Ahora mismo nos visitan...

Follow the leaders!

Aviso

Los enlaces publicados en Pastelitos Chicotrópicos fueron encontrados en la Web. Nos limitamos a compartir la información, no la proveemos.
miércoles, 25 de noviembre de 2009

HIMYM - Repaso al 5x09 "Slapsgiving 2..."

La apuesta de las bofetadas de Marshall a Barney se remonta a unas temporadas atrás, cuando Marshall se ganó el derecho de dar cinco bofetadas a Barney en cualquier momento. El Día de Acción de Gracias parece que le gusta especialmente a Marshall para ir cobrándose la apuesta pero esta vez el derecho a darle a Barney una bofetada irá cambiando...

Esta es una de las tramas del episodio. La otra es la aparición del padre de Lily, el típico padre que se perdió todas las actuaciones de su hija en el colegio porque estaba descubriendo el juego de mesa perfecto para hacerse rico, y eso hace que Lily le odie y le pusiera hace tiempo la mirada de estás muerto para mí.


Escalofriante.

Pero el padre, Mickey, aparece gracias a Marshall que quiere que su mujer y su suegro se reconcilien. Aunque Lily en principio se niega en redondo, echándole en cara a Marshall que su relación con su familia roza lo asqueroso. La muchacha tiene razón porque su marido participa en las comidas familiares y bendice la mesa hasta por videoconferencia.


Escalofriante de nuevo.

Pero al final, como no podía ser de otra forma, Lily hace las paces con su padre que, además, encuentra por fin el juego de mesa perfecto.

Y volvamos a las bofetadas. Marshall decide ceder su derecho de abofetear a Barney a Robin y Ted porque son ellos los que encuentran su maravilloso pavo, perdido en un taxi, y lo devuelven a casa para cenarlo. Robin y Ted tienen que decidir quién pega a Barney y recurren a todo tipo de trucos para conseguir la bofetada. Mantienen a Barney en vilo, con la incertidumbre de quién le abofeteará... pero cuando llega el momento de la verdad, ninguno de los dos puede hacerlo. Así que deciden ceder su turno a Mickey. Él también está dispuesto pero al final tampoco puede hacerlo y cede su turno a Lily que se prepara pero... tampoco. Entonces Marshall entiende que esa no-bofetada ha servido para unirlos a todos y que, por esta vez, no habrá bofetada. El pobre Barney se lo cree, claro, y cuando se levanta (de la silla en la que está atado para recibir la bofetada, qué preparación)...


¡¡¡ZAS!!! En toda la jeta.

Y gracias a las bofetadas, Mickey crea el juego de mesa definitivo: Slap Bet.


0 comentarios: