¡Bienvenid@s!

Esperamos que disfrutéis de las series tanto como lo hacemos en este blog.

¡Gracias por visitarnos!

Contacta

pastelitoschicotropicos@gmail.com

Enlázanos

Enlázanos

Ahora mismo nos visitan...

Follow the leaders!

Aviso

Los enlaces publicados en Pastelitos Chicotrópicos fueron encontrados en la Web. Nos limitamos a compartir la información, no la proveemos.
sábado, 12 de diciembre de 2009

HIMYM - Repaso al 5x10 "The Window"

El protagonismo vuelve a Ted con una de sus historias de amor imposible (¡ya era hora!). Ella es Maggie, la conoció en la universidad pero nunca ha logrado salir con ella porque es taaan adorable que en cuanto rompe con un novio, otro tio se enamora antes de que Ted sea capaz de llegar hasta ella. Así que Ted tiene un plan: está compinchado con la vecina de Maggie, la cual le avisará en cuanto Maggie rompa con su novio... Y Ted recibe una llamada de la vecina que simplemente le dice "The window is open". Esas cuatro palabras son suficientes para que que Ted corra como alma que lleva el diablo hacia la casa de Maggie y consiga quedar con ella esa noche.




Como no podía ser tan fácil, Ted se encuentra con el problema de que tiene que dar una clase de arquitectura esa noche, así que encomendará a Lily y a Marshall el cuidado de Maggie y deja órdenes estrictas de que bajo ninguna circunstancia un hombre se acerque a ella. Marly cumplen con su función hasta que Marshall encuentra una carta que su yo de 15 años escribió a su yo de 30 (en una caja llena de cosas antiguas que su madre le ha mandado) y, al ver que no ha cumplido ninguna de sus expectativas, se marcha desilusionado y seguido por Lily, que tiene que dejar a Maggie con Robin. Mientras, Barney se ha retado a sí mismo que conseguirá acostarse con una chica llevando el viejo peto de Marshall...



Ted se va a dar su clase y no puede evitar que el tema de Maggie salga a la luz, sincerándose con sus alumnos que terminan dándole ánimos previo interrogatorio. Anda que no sería gracioso hacer esto de verdad, jiji... En fin, que cuando el bueno de Ted se ha convencido de que está preparado para intentar algo con Maggie, suena su móvil y Robin le anuncia que no ha tenido más remedio que dejar a Maggie con Barney (DANGER, DANGER) porque está tratando de alejar de ella a un compañero de Maggie que se ha presentado en el bar y pretende lo mismo que Ted. No es buena idea dejar sola a una mujer con Barney y menos cuando éste se ha marcado un reto... y menos si Barney sólo te da diez minutos para llegar o sayonara, baby!

El pobre Ted echa a correr de nuevo, consigue llegar al bar y allí tiene que encararse con Barney y Jim (el otro), que ha conseguido escapar de Robin... pero ésta envía a Maggie a su casa tras ver el comportamiento de los otros tres (punto para Robin) así que ahora todos echan a correr hasta la casa de Maggie. Como tantas veces antes, han llegado tarde porque allí ya está Adam, un amigo de la infancia de Maggie y su gran amor. El Ted narrador nos cuenta que "la ventana nunca volvió a abrirse".


Así que Ted no tendrá nada con Maggie pero al menos sabe que está preparado para volver a enamorarse y probar suerte. Barney, sin embargo, sigue preocupado por su reto... pero no problem: a la vecina de Maggie parece que le gustan los tios con peto (hay gente pa' tó) y como nadie está mirando...


Lily convence a Marshall de que las cosas, en realidad, no le han ido tan mal. Él vuelve a escribir una carta a su yo de 60 años, que le observa atentamente desde la mesa del fondo. Parece que hizo las cosas bien, ¿no?


0 comentarios: