¡Bienvenid@s!

Esperamos que disfrutéis de las series tanto como lo hacemos en este blog.

¡Gracias por visitarnos!

Contacta

pastelitoschicotropicos@gmail.com

Enlázanos

Enlázanos

Ahora mismo nos visitan...

Follow the leaders!

Aviso

Los enlaces publicados en Pastelitos Chicotrópicos fueron encontrados en la Web. Nos limitamos a compartir la información, no la proveemos.
domingo, 18 de octubre de 2009

Fringe - Repaso a 2x05 "Dream Logic"

Tras la muerte de los Charlies (el bueno y el malo) y de que Olivia recupere sus recuerdos de su encuentro con William Bell, la eiyen Dunham cree que ya no va a necesitar la ayuda del bolero Sam Weiss. Meeeeeee, ¡error!. Weiss aún no ha terminado con Olivia.

"Espero que no tengas nada en contra del color rojo". Con esta frase del bolero y un curioso encargo para Dunham, nos vamos hasta Seattle con Olivia y Peter... Walter decide regresar a casa con uno de los agentes que llevaba el caso (Casher) y mi idolatrada y paciente Astrid.

En este capítulo se deja a un lado la trama principal sobre la guerra entre los dos mundos para centrarnos en un caso rarito que se cierra en el mismo episodio. A ello:

Lo que sucede en Seattle es que unas cuantas personas, pacientes todas ellas del doctor Nayak -un doctor genial, tal y como apunta la siempre eficiente y biónica Nina Sharp-, empiezan a sufrir las consecuecias de una intervención médica. Todos tenían trastornos de sueño y a todos se les ha implantado un chip en el hipotálamo, con el objetivo de evitar que sufran pesadillas y otros trastornos. El tema es que de alguna forma, ese chip está causando que algunos de los pacientes confundan sueños y realidad, lo que provoca que actúen de forma violenta y después mueran como consecuencia de un cansancio extremo... que no deberían sufrir dado que a todos ellos se les trata para que duerman bien. Raroraroraro. El primer afectado por esto se ha dedicado a cargarse a base de maletinazos a uno de sus compañeros de oficina al que veía tranformado en una especie de fauno más feo que el Fary comiendo limones.


La primera teoría, by Peter, es que alguien ha accedido desde un ordenador remoto a los datos de los pacientes y, mediante el chip, se ha dedicado a hacer burradas con ellos. Estos hackers es que ya no se conforman con fastidiar un rato el Twitter... Sin embargo, el principal sospechoso (al ayudante de Nayak) aparece muerto y, al mismo tiempo, el doctor recibe una nota amenzadora. ¡No iba a ser tan fácil!

En este momento, perdidos como estamos, aparece Walter desde Boston para salvar la situación. Gracias a que se le ha ocurrido la magnífica idea de experimentar con el agente Casper, digo Casher, descubre que los chips no están siendo controlados por otra persona, sino que se están extrayendo (o más bien robando) datos de ellos... y esos datos son los sueños de los pacientes. Es como muy filosófico esto de robar sueños... En fin, el caso es que quien los roba, se vale de esos sueños como una droga. Como LSD pero a lo bestia. Hay que ser complicado, ¿no puede esnifar pegamento, que no hace daño a nadie? A Olivia se le enciende la bombillita y comprueba que la letra de la nota que recibe Nayak y la del propio Nayak son la misma. ¿Dónde narices estaban los expertos del EFBIAI que tenían que haberse dado cuenta de esto? Todo lo tiene que hacer una, ains.

Nayak se ha convertido en una especie de Dr. Jekyll y Mr. Hyde, como la propia Olivia le explica a Peter. Su adicción a consumir los sueños de sus pacientes (¡joder, qué cosas más raras escribo!) provoca que tenga una doble personalidad: su lado bueno no es totalmente consciente de que su lado malo se dedica a matar peña. Olivia y Peter llegan a tiempo de evitar una muerte más, pero no consiguen salvar a Nayak.

Durante toda la investigación, Olivia se ha dedicado a pedir tarjetas de visita a diestro y siniestro, aparentemente sin mucho sentido. Obviamente no es por la investigación en sí (le pide una tarjeta a un taxista), así que, ¿qué hace Olivia? Hacerle caso a Sam Weiss: ha de pedirle una tarjeta a todo aquel que vaya vestido con una prenda roja. Cuando lo hace, el bolero le da más instrucciones: que señale la letra del principio y del final de cada nombre y que busque la frase escondida. El bolero, en sus ratos libres, se dedica a crear pasatiempos para loquitos que viajan entre dimensiones y vuelven peor todavía. La cuestión es que al final, Olivia encuentra su frase:


"Vas a estar bien". Es algo que Charlie le dijo en la primera redada en la que participó. Muerta me he quedado. ¿Cómo sabe estas cosas el bolero? ¿Quién es este tio? ¿La bolera es, en realidad, una tapadera de clínica ilegal para colgados viajeros entre dimensiones? ¿Hará Cuatro un programa especial que se llame "Callejeros Dimensionales"?

Próximamente...

0 comentarios: